El jardín de las palabras: Una dosis de dulzura.

El jardín de las palabras pie

Hoy os traigo una reseña de la película El jardín de las palabras, conocida también por su título original Kotonoha No Niwa. Poseedora de una bonita banda sonora, pero pasada por agua, mucha agua y llena de sentimientos, tales como el amor, la soledad, el reencuentro, la amistad, la empatía, etc. Tened a mano un paquete de pañuelos los que seáis sensibles, pues es ideal para que deslicen lágrimas por las mejillas. Es la tercera vez que veo esta producción y sigo pensando lo mismo, ¿cuando veré la estación lluviosa de Japón? ¡Todo es posible!

El jardín de las palabras: Sinopsis

Con un paisaje grisáceo, lluvioso y tranquilo empieza la historia de El jardín de las palabras, en plena época de lluvias, que se inicia a principios de Junio hasta finales de Julio. El protagonista principal, Takao, es un adolescente estudiante que posee unas ganas enormes por aprender el oficio de zapatero, para crear de manera artesanal zapatos para los demás.

Tiene la costumbre de no hacer transbordo en el metro los días lluviosos, para recorrer las calles bajo el paraguas. Un día, decide no ir a clase y aprovechar la mañana gris para guarecerse de la lluvia en una glorieta de un parque cercano y hacer bocetos en su libreta, pero no está solo. Una chica a simple vista mayor que él también se resguarda del temporal mientras saborea cerveza y chocolate, una extraña mezcla.

Así empieza la relación entre estos dos protagonistas, pues empiezan a tener por costumbre escaquearse de sus obligaciones los días de lluvia, cuando aprovechan la excusa para quedar.

¡Atención, spoiler de El jardín de las palabras!

La chica empieza a mostrar interés por los bocetos de Takao y este le informa de que está empezando una nueva creación: unos zapatos de mujer, que no sabe para quien, pero que necesita tomar medidas de un pie femenino y como no, ella deja que las tome de su pie al desnudo. De un modo un tanto previsible surgen sentimientos de afectividad entre ellos.

El jardín de las palabras amor

Un buen día, – y digo buen porque es soleado -, el chico está en el recreo del instituto y se entera por su compañero sobre unas historias que van circulando por el instituto. Se dice que una profesora llamada Yukino tuvo que dejar el centro por culpa de los padres de un alumno, que se inventó un acoso inexistente por parte de la profesora. A pesar de no ser verdad esas acusaciones la hundieron psicológicamente, entró en depresión cosa que le hizo padecer un trastorno del gusto, por eso solo puede saborear la cerveza y el chocolate. Tomó la decisión de dejar el centro y descansar. Takao, al enterarse y con valentía, se enfrentó con el alumno que calumnió a la profesora, peleándose por ella.

Ese mismo día decide ir a buscarla al parque donde suelen reunirse, pese a que es un dia tremendamente soleado y duda encontrarla. Pero vamos, ¿que creéis que puede suceder?

¡Está en el parque! Y justo cuando ella le pregunta a Takao por qué tiene la cara magullada y averigua que es por ella, empieza a llover de manera inesperada. En un acto de buena fe, la profesora decide llevárselo a casa para invitarle a un té.

Entre té y risas él le confiesa que la ama, pero dos no se aman si uno no quiere.  ¿Y qué chica no siente amor por el chico en este caso? Herido en el alma, el chico sale corriendo de casa de Yukino y ella va tras él…

Es mejor que descubráis el final de El jardín de las palabras por voluntad propia, aunque muchos ya os podéis imaginar qué puede suceder.

En definitiva, una manta, palomitas y pañuelos, ¡recomendable!

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.