Slam Dunk: Review del manga deportivo de Shonen Jump

Slam Dunk personajes

¡Buenas, Jotaro al teclado! Hoy vamos a analizar uno de los mangas clásicos más importantes de la Shonen Jump: Slam Dunk. Es un manga de deportes de 31 tomos en su edición normal y 24 en su edición Kanzenban (publicándose ya esta última edición en España por la Editorial Ivréa). En Japón, este manga ha vendido más de 100 millones de tomos y durante años ha ostentado el récord de tomo japonés más vendido con el número 23 y 24 hasta que hace pocos años fue destronado por One Piece.

Slam Dunk y su éxito

La obra se diferencia de otros mangas deportivos como Captain Tsubasa por ser bastante más realista. En Slam Dunk encontraremos jugadas impresionantes pero no imposibles. Incluso las reglas del baloncesto son plasmadas debidamente y pueden servir para aproximarse a practicar este deporte. Así bien, nos encontramos ante un manga deportivo que puede incluso gustar a la gente que no siga el baloncesto. En mi opinión, Slam Dunk va mucho más allá al contar con unos personajes magníficos y con mucha personalidad además de grandes dosis de humor y de acción en algunos momentos.

El protagonista de este manga, Hanamichi Sakuragi, es un negado para el baloncesto que se apunta a jugar solo para ligar con una tía, Haruko Akagi. Pronto descubrirá que ella está enamorada de otro jugador de baloncesto, Kaede Rukawa, el que será compañero de equipo y uno de los mayores rivales de Sakuragi. Para más inri, el hermano de Haruko es el capitán del equipo de baloncesto Shohoku y no se lleva precisamente bien con Hanamichi por lo que éste no lo tendrá nada fácil en su entrada al equipo. De esta forma, acompañaremos a Sakuragi en su aprendizaje y veremos como poco a poco va cogiendo el gusto al deporte hasta llegar a ser un jugador bastante destacable y formar equipo con nuevos compañeros a cada cual más problemático.

Un aspecto positivo del protagonista principal es que el personaje evoluciona gradualmente y aún así nunca llega a ser el mejor jugador de todos. Slam Dunk es bastante realista en este aspecto y se agradece que por una vez en un manga deportivo el protagonista no sea un fuera de serie desde el principio (a diferencia de Captain Tsubasa, Prince of Tennis o Inazuma Eleven). De hecho, el aspecto (tupé largo y pelo anaranjado) y personalidad del personaje guarda más parecido al arquetipo de protagonista de los mangas clásicos de luchas de bandas estudiantiles, faceta que será explotada en algunas partes de la serie donde presenciaremos alguna mítica batalla.

En cuanto al estilo gráfico, Slam Dunk cuenta con un dibujo que mejora brutalmente desde los primeros tomos. Es comparar el primer tomo y el último y hay un abismo en estilo de dibujo. Su autor, Takehiko Inoue, retrata las jugadas y personajes de una forma excepcional dotándoles de un realismo espectacular.

Slam Dunk manga

Otra de las virtudes del manga es el humor y es que sus personajes, sobretodo el gran Sakuragi, nos harán soltar más de una carcajada con sus locuras. Pocos mangas me han hecho reír más que Slam Dunk. Pero sus toques humorísticos tampoco deben engañarnos, el manga también tiene muchos momentos épicos y de tensión tanto dentro como fuera de los partidos. Y es que el autor es experto en transmitir emociones en cada viñeta.

Sin entrar en spoilers, puedo asegurar a quien aún no la haya leído que la recta final del manga (no adaptada al anime) es auténticamente increíble, con algunos de los mejores momentos para mi de toda la historia del manga y con un final nada previsible. Da igual que el baloncesto os llame poco la atención, en cuanto empiezas la obra y llevas unos pocos tomos te das cuenta que Slam Dunk es un manga nada convencional y que tiene muchísimas virtudes. No en vano, mucha gente reconoce, sobretodo en Japón, que se ha aficionado a este deporte gracias a la serie. Yo al principio era reticente y pensaba que sería otra serie estilo Oliver y Benji pero nada más lejos de la realidad, empecé con el anime y a los pocos días estaba ya enganchadísimo.

Y ya que hablamos del anime, he de mencionar que es una buena adaptación pero que el manga es muchísimo mejor al tener un dibujo mucho más detallado y al continuar la historia más allá de la adaptación del anime. Ese es el mayor problema de la adaptación animada: solo adapta 22 de los 31 tomos originales y para saber el final de Slam Dunk hay que leerse sí o sí el manga. A los que no la hayan visto o leído os recomiendo empezar directamente por el manga o empezar por el anime para quedaros con la parte adaptada y luego leeros todo el manga para saber el final.

No voy a analizar determinadas partes de la historia o personajes en esta ocasión, eso será en futuras entradas de esta serie. Con esta reseña únicamente quería recomendaros la lectura de Slam Dunk a quienes aún no conozcáis la serie porque realmente os aseguro que vale la pena. Tenemos el manga publicado en nuestro país y algunas cadenas han emitido el anime tanto en castellano como en catalán así que ya estáis tardando. ¡No os arrepentiréis!

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.